Las cubiertas para piscinas te permitirán disfrutar de la piscina durante todo el año, garantizando tu seguridad o para protegerla durante el invierno. En la actualidad existe una gran diversidad de cubiertas que se integran al entorno, mejorando la estética y la funcionalidad.

¿Por qué utilizar cubiertas para piscina?

El mantenimiento de las piscinas no siempre es fácil, sobre todo en invierno. El mantenimiento implica cambiar el agua más de una vez y de limpiarla continuamente, requiriendo productos y esfuerzo. Los sistemas para cubrir las piscinas te facilitarán el trabajo enormemente, ya que evitarán la acumulación de hojas o suciedades en el interior de las piscinas.

¿Qué tipos de cubiertas para piscinas existen?

En la actualidad existen muchos tipos de coberturas para piscinas. Encontrará cubiertas especiales para invierno y lonas de verano, así como cubiertas enrollables y mantas térmicas que permiten conservar el calor del agua de su piscina y protegerla de la suciedad, consiguiendo una óptima climatización y ayudarán a conservar la temperatura, evitando las pérdidas de calor que se producen durante la noche.

Las de invierno están diseñadas para soportar la lluvia, el viento y las bajas temperaturas. Pueden adquirirse traslucidas que te permitirán comprobar el estado del agua. Algunos modelos filtran el agua de lluvia hacia dentro de la piscina, para mantener los niveles de agua de la piscina durante el invierno.

Las cubiertas de verano están diseñadas especialmente para sitios donde hace mucho calor y permiten mantener la temperatura del agua estable, evitando que se evapore con facilidad. Las enrollables son muy prácticas, se colocan y se quitan fácilmente ya que cuentan con un mecanismo que permite que se enrollen o se desenrollen sobre sí mismas.

Los modelos retractiles se manejan a distancia, aunque también pueden ser manuales. Son un tipo de persianas elaboradas en PVC o policarbonato y permite que las láminas se deslicen por los raíles diseñados para tal fin. Por tanto cubren o destapan la piscina de acuerdo a tus necesidades. Es un modelo muy práctico de utilizar y limpiar.

Otro modelo muy popular son las cubiertas planas elaboradas en madera o materiales resistentes. Están formadas por una o dos planchas de madera móvil a través de unos raíles. Permite dejar la piscina cubierta y pisar sobre ellas como si se tratara de un suelo. Son muy seguras y si quieres bañarte en la piscina solo debes mover las maderas y destapar la piscina.

Para piscinas desmontables existe una variedad de fundas de diferentes tamaños y formas que se adaptan al tipo de piscina que tengas.

Otra opción de cubiertas para piscinas son las cubiertas telescópicas, que son perfectas para cualquier época del año y te permitirán disfrutar de tu piscina durante el invierno y que pueden plegarse total o parcialmente durante el verano, dejando la piscina al aire libre casi en su totalidad.

¿Cómo elegir cubiertas para piscinas?

La elección de las tapas para piscina es personal, ya que depende de las preferencias en cuanto a la manera de protegerla. Muchos prefieren el modelo automático, por la comodidad, mientras que otros prefieren desenrollar las cubiertas por su cuenta.

¿Qué aspectos se deben considerar para comprar una cobertura de piscina?

Además de tu preferencia, debes tomar las medidas de la piscina para comprar una funda que la cubra por completo. Para las piscinas de obra debes incluir en la medición el borde de la piscina desde el borde.

Otro aspecto importante es el lugar de ubicación de la piscina, ya que si vives en una región cálida, con temperaturas suaves durante todo el año, solo necesitarás una lona de verano. Por el contrario si vives en una zona donde el invierno es muy frio, es preferible optar por una especial para invierno.

¿Cómo conseguir los mejores resultados con una cubierta de piscina?

Durante el verano, las cubiertas deben limpiarse adecuadamente antes de guardarse. Asimismo debes colocarla sobre una superficie plana y lisa, para limpiarla por las dos caras y luego proceder a doblarla y guardarla.

Durante el invierno, para evitar que el agua se congele, es recomendable colocar unos bidones plásticos dentro del agua para evitar que se creen capas de hielo. Estos recipientes deben contener arena y quedar semihundidos para evitar que se creen capas de hielo.

Durante el verano, posiblemente utilices la piscina a diario, por tanto no necesitarás cubrirla y solo debes realizar el mantenimiento del agua, con cloro o activando la depuradora. Si no vas a utilizar tu piscina durante más de cuatro días, lo más recomendable es utilizar la cubierta, para evitar que el agua se evapore y se ensucie.

¿Dónde comprar cubiertas de piscina en Madrid?

Grupo Gibeller ofrece sus servicios en cualquier ciudad del país. Si requieres comprar una cubierta de piscina, te ofrecemos gran variedad de modelos que se adaptarán a tus requerimientos. Encontrarás cubiertas de piscinas baratas y de diversos precios que se ajustarán a tu presupuesto.